Konrad Lorenz

No hay fe que nunca se haya roto, excepto la de un perro verdaderamente fiel.

No hay fe que nunca se haya roto, excepto la de un perro verdaderamente fiel.

El odio a la humanidad y el amor a los animales hacen una muy mala combinación.

El odio a la humanidad y el amor a los animales hacen una muy mala combinación.

El alma humana es mucho más antigua que la mente humana.

El alma humana es mucho más antigua que la mente humana.

El vínculo con un verdadero perro es tan duradero como lo serán los vínculos de esta tierra.

El vínculo con un verdadero perro es tan duradero como lo serán los vínculos de esta tierra.

Volver arriba

Instala nuestra aplicación para Android Mil Frases - Google Play